Maldita vergüenza, segunda parte.

Quiero aclarar que el motivo de comenzar a escribir este post no es debido al artículo de mismo título de Bertín Osborne que publicó  el diario Marca hace dos días, sino más bien de un pensamiento generalizado que se está extendiendo por todo el panorama futbolístico y que resumía muy bien dicho artículo. ¿Casillas, héroe o villano?

Sin título

Casillas ha sido héroe gran parte de su trayectoria deportiva. Sus títulos, records, paradas imposibles y “milagros” hicieron que se le llegara a apodar El Santo. En unos años donde en el Real Madrid bailaban verano tras verano la pareja de centrales, el portero de Móstoles daba la solidez necesaria al equipo en la parte trasera. Nunca entenderé como era capaz de realizar esas intervenciones, si no fuera por Cannavaro, con la capacidad de pegar una segada al rival y que el árbitro sancionara falta del delantero, diría que ha sido la “flor en el culo más grande que ha habido en el club de Concha Espina”. Pero ¡qué coño! Nada de flor. Las aptitudes de Iker Casillas para ser portero son y han sido inmejorables, motivo por el cual se ha merecido todos y cada uno de los títulos que ha ganado.

Además en el panorama personal daba la imagen de tío sencillo, de la casa, y que era una persona que ha conseguido el sueño que todos deseábamos en nuestra infancia. Por eso era tan admirado…por eso ha sido tan utilizado.

Con eso no quiero exonerarlo de toda culpa, pero intento ser justo y a mi modo de ver, mucha de la mala imagen que hay hoy en día de Casillas no se la ha ganado toda él.

La prensa, léase Canallesca desde ahora, siempre ha intentado desestabilizar al Real Madrid. El club es muy goloso para los intereses financieros de los grandes grupos periodísticos que cada vez están más en decadencia y las fechorías van desde intentar colocar a gente en la presidencia del club como hacer cambiar la opinión de la gente endiosando o desprestigiando a según qué persona en función de según qué intereses, véase Vicente del Bosque, por nadie querido durante su etapa de entrenador porque no tenía mano dura y convertido a mártir del madridismo una vez que el club le rescindió el contrato.

burgos

Con Casillas se ha intentado, y casi conseguido, hacer lo mismo. Día tras día asistíamos a homenajes por parte de la prensa hacia el portero de Móstoles, el cuál reconocía abiertamente y sin tapujos que eran sus amigos. Digamos que el pensamiento que lograron instaurar en los seguidores de la prensa rosa deportiva era poco menos que el que tienen hoy Mari Carmen y José Luís, padres de Iker Casillas, los cuales en una entrevista de El Mundo han dejado joyas como “no le perdones ni un céntimo al Real Madrid”, “en su renovación conseguimos sacarle 200 millones más al presidente”, “mi hijo debería haber jugado en el Atlhetic donde le hubiesen tratado mejor” y muchas más frases del ámbito deportivo que demuestran que su hijo aún está en condiciones de jugar.

Sin embargo, lo que nadie parece cuestionarse de Casillas es que es un tío por y para el club. Todos sus aduladores reivindican que su marcha debería de ser lo más parecido al cortejo fúnebre de Alejandro Magno. Vitoreado por todos y cada uno de sus conquistados, con meses de fiesta nacional donde Carmena adornaría todas las calles de la capital con fotos de las paradas del susodicho, Florentino cambiaría el nombre del estadio a “Iker Abu Dhabi Bernabeu” y que menos que hacerlo marqués, bueno eso no, que ya lo es Vicente, a Iker deberían de hacerlo Infante, que es más que marqués y tiene un nombre más juvenil.

Porque claro, como buen tío de club que es, a la mínima que ve que ya no va a jugar de titular indiscutible y que ya no puede estirar más la cuerda coge y se marcha. Porque como buen hombre de club que se va a trabajar a otro club obliga a su anterior club a pagarle lo que el nuevo no puede. Porque como buen hombre del club lleva más de cinco años defendiendo a Iker Casillas en las entrevistas y atacando a los gestores del Real Madrid. Porque como buen hombre del club su logro deportivo más soñado es “la conquista de la copa del mundo con España” y su momento más amargo de la temporada fue “el partido ante Eslovaquia”, se ve que las derrotas con Atlético y Barcelona no duelen tanto. Se ve que una nefasta temporada en la portería de SU CLUB tampoco le duele tanto. Como sigue siento tan hombre de club, y tan capitán, no ha salido en un solo momento a defender al entrenador o a alguno de sus compañeros duramente atacados por “sus amigos”. Peter Cech zanjó el tema con Courtois en un tweet la primera semana de la llegada del belga a la portería del Chelsea. Diego López estuvo dos años y ni una sola frase de su capitán del estilo de, es otro compañero más que tiene el mismo derecho a jugar que todos. Porque claro, hablando de derechos esto debería de ser más una oligarquía en manos de Iker Casillas, Mari Carmen y José Luís.

Casillas es ese héroe que el poder lo corrompe y lo ha convertido en villano. Casillas es ese héroe que es apartado debido a la pérdida de poderes. Ya han llegado nuevos superhéroes, más jóvenes, más fuertes y más rápidos.

Un portero con 34 años que va en decadencia y no quiere aceptarlo, no es portero para la portería más importante del mundo. Y es una pena. Porque es una persona que ayudaría muchísimo al vestuario desde dentro si hubiese querido asumir su rol, ¡y encima cobraría íntegro su contrato!

Una vez más Casillas ha actuado de Casillas y ha preferido su beneficio personal al del club. Y es lícito, pero que lo no llamen “hombre de club”. Que le queda muy grande todavía.

descarga (1)

Anuncios

EL TRES EN UNO TODO LO SUAVIZA

Se acabó la temporada. Se acabaron los domingos de fútbol hasta que pase el verano, nos consolaremos con los distintos torneos internacionales que se alargan casi hasta el inicio de las pretemporadas de los clubes. Podríamos, y deberíamos, haber alargado la temporada una semana más, pero como todos sabemos nos hemos tenido que ir antes de tiempo a la huelga veraniega.

Lo peor de que acabe la temporada no es ya los domingos largos y aburridos que nos quedan por delante, sino el periodo de videntes sin carnet que se prodigan por los diferentes medios de comunicación. Se dice que antes una ardilla podría cruzar España de punta a punta saltando de árbol en árbol. ¿Quién necesita árboles teniendo tantos y tantos aprendices de Sandro Rey?

Lo que más me ha repateado siempre es la impunidad que gozan estos investigadores de pacotilla, que no serían capaces ni de entrar de becarios en la T.I.A.

Este año la canallesca deportiva tiene, por si no fuera poco con uno, tres frentes abiertos en los que meter mano en el Real Madrid.

los manolos

Por un lado está el típico baile de futbolistas. Aún no hemos acabado la temporada y todos sabemos ya cinco o seis jugadores que dependiendo de la compañía, se jugarían la mano en el fuego por que el año que viene dicho jugador acaba vistiendo la camiseta blanca, se ve que sus extremidades se les tienen que reproducir cual pata de cangrejo chino, porque todos los años los sigo viendo con las dos.

El segundo frente abierto está en la portería. Iker Casillas cada vez es más cuestionado por los aficionados debido a su bajo rendimiento en las últimas temporadas. Si bien antes era capaz de enmendar los errores de los demás con magníficas paradas, ahora más bien tapa con errores más graves las carencias del equipo. Distinta solución a un mismo problema, por lo tanto, provoca un resultado totalmente inverso. Pero el problema no es solo el rendimiento del mencionado portero.

Su exitosa carrera es un hecho que ninguno le podemos negar, esto, le ha permitido crear unos aduladores, bien por interés (véase de la canallesca deportiva, los canallas) o bien por falta de personalidad (véase los seguidores de los canallas) que han convertido a Casillas en un personaje controvertido que además de no realizar bien su trabajo, que es parar balones, son capaces de perdonar hasta que se acueste con su propia mujer, ya que “El Santo nos ha dado mucho”. La tozudez de Casillas no tiene límites, y el esconderse detrás de amigos canallas cada vez se está volviendo más en contra de él, porque como ya he dicho muchas veces, las efemérides son para cuando se retire, mientras siga siendo jugador en activo y siga defendiendo la portería del equipo, se debe de juzgar por su rendimiento actual, que para nada está a la altura de lo que significa el Real Madrid. Y cuando un jugador antepone su ego al del club, no le queda otra que marcharse lo más dignamente posible.

La última contienda está en el banquillo. Ancelotti o no Ancelotti. Si por los canallas fuese, no Ancelotti. No hay nada más que ver el AS y la vomitona que se pega día tras día Relaño en detrimento de Carlo y en favor de Benítez, que en los últimos cinco años ha conseguido el mismo palmarés que el primer año de Castolo en la Liga Máster del PES, habiendo acabado la temporada nada más y nada menos que a 23 puntos del líder del Calcio. Porque claro, cualquier resquicio es bueno para intentar colarse en el club, y si tengo que vender a Benítez como el Jesucristo del fútbol pues soy capaz de ponerle una corona de espinas y darle 30 latigazos para mostrarle al mundo cómo se sacrifica por el club de Concha Espina.

Joachin Low también suena con mucha fuerza en los medios de comunicación. El seleccionador alemán, vigente campeón del mundo con la selección alemana es otro que no mejora lo presente. Aparte de la Copa del mundo, su mayor logro es una Liga Austrica en la 2001-2002 con el FC Wacker Innsbruck, por lo tanto, un entrenador el cual no ha demostrado nada en ningún club a 70/80 partidos por temporada es alguien en el que no hay datos suficientes como para depositarle las riendas del equipo.

El tercero en discordia, otro alemán, Jürgen Kloop, que año tras año ha disfrutado de la mejor cantera de Alemania como es la del Dortmund, sacando a jugadores de talla mundial. Quizás ese ha sido su mayor logro, aparte de los títulos de liga y las supercopas que ha ganado, rehacer el equipo cuando todos los años les quitaban a sus estrellas equipos más fuertes que el suyo, aunque sin embargo no hay más que repasar sus temporadas para ver que es otro entrenador de picos de rendimiento, viéndose más si cabe acrecentados este año donde el Borusia acabó en puestos de descenso la primera vuelta, rehaciéndose en la segunda hasta alcanzar la séptima posición. Que como todos sabemos, es el mismo problema que le achacamos a Ancelotti.

Así, y analizando uno por uno a los candidatos más firmes al banquillo del Real Madrid creo que ninguno mejora lo presente. Ancelotti sabe cuál han sido sus fallos. Si bien ya la temporada pasada en vez de “esconderlos” en la Décima debió analizarlos y repararlos, esta ha quedado de manifiesto que no podemos acometer una temporada de 75 partidos con un equipo de 15 jugadores.

Tener a un cuerpo técnico respaldado por los jugadores tras dos años de trabajo juntos, capaz de resolver los fallos que han cometido (Paul Clement ha sido el único que ha confirmado que emprenderá carrera en solitario) y ante el panorama existente en el que cualquier entrenador nuevo no traería consigo nada más que dudas con respecto a su rendimiento, creo que la mejor opción la tenemos ya con nosotros.

Con respecto a los canallas, no les hagan caso. Llevan 113 años intentando desestabilizar al club, a ver si este verano con tantos frentes abiertos y viendo que no son muy espabilados de mollera pasan de largo un poco todos los temas y se preocupan más por mejorar en su trabajo que por entorpecer el de los demás.

Con respecto al Real Madrid. Descanso y cuidado con los jugadores que van a ir a la Copa América. Buena preparación de la pretemporada, no nos hace falta hacer tanta caja, y buena preparación del rendimiento físico para la temporada.

El genio comienza las grandes obras, pero sólo el trabajo las acaba.

El genio comienza las grandes obras, pero sólo el trabajo las acaba.

Seleçao espaÑola

No soy oportunista, creedme, pero no confiaba en ganar el torneo. Demasiado se ha hecho ya, aunque tenía la intención de escribir al término de este mundial, donde se hubiese competido hasta el último pitido del árbitro, acerca de cómo se cerraba un ciclo que tanto y tanto nos ha dado, agradecer a cada uno de los jugadores que participaron en los tres torneos ganados, cuerpo técnico, federación, etc. su labor para con el equipo. Pretendía una entrada algo emotiva que hiciese un camino por todo lo acontecido, algo así como lo que hoy ha hecho el nuevo rey Felipe VI, pero naturalmente, sin fajín rojo. Mi principal arma era hacer énfasis en acerca de cómo cuando ni nos lo creíamos ganamos la Eurocopa de 2008, y fuimos creyendo en nuestras posibilidades, consiguiendo algo que nadie había conseguido hasta la fecha, aunque todo esto se ha ido al traste con la mentalidad que hay ahora de creer que cómo es posible otra cosa que no sea ganar.

 Imagen       grandeza >>>> derrota                   pero                     vergüenza >>>> grandeza

Todo comenzó con el ya fallecido Luis Aragonés, él fue quien nos inculcó (primero a los futbolistas y a través de ahí a nosotros) que no éramos tan insignificantes como creíamos. Nunca olvidaré el día contra Italia, los fatídicos cuartos de final, cuando en pleno vuelo desde Londres a Vancouver ya no aguantaba más por saber cómo había acabado el partido y decidí encender, mi teléfono móvil. En ese momento me encuentro con que mi padre me estaba avasallando a sms porque habíamos llegado a la tanda de penaltis. “Para Casillas”, se refería al penalti fallado por De Rossi, ya había marcado Villa y Cazorla para España, y Grosso para ellos. Imaginen mi situación en la cola del avión, escondido con el móvil, sufriendo a más no poder hasta que finalmente llegó el sms esperado. “Marca Cesc”, aún me acuerdo del “Toma” a lo Nadal que grité y de cómo otro español al verme con la camiseta de la selección me preguntó que si sabía algo, se lo comuniqué de vuelta a mi asiento y a partir de ahí viví la mejor Eurocopa que recuerdo, acabando cómo no celebrándolo por todo lo alto por las calles de Vancouver.

Imagen

Una vez eso llegó el tan ansiado mundial, donde tras un tambaleante comienzo encadenamos una serie de victorias que para nosotros se quedan, acabando el legado con la Eurocopa de 2012. Lo dicho, increíble.

El principal problema es que hemos tirado todo esto al garete, ofreciendo una penosa imagen, que ya avisábamos desde el partido contra Brasil en la Confederaciones, sólo por realizar un planteamiento en base a egos, amistades y resentimientos.

Y dios me libre de querer hacerle a Vicente del Bosque su trabajo. No caeré en la demagogia de haber pedido tantas y tantas veces que se deje trabajar al entrenador para ahora criticar porque no me hayan gustado los jugadores que lleva. No. Lo que le reprocho es su falta de criterio en decisiones que para según qué jugadores se les pasaba la mano por lo alto o se les desterraba al inframundo.

Se nos ha vendido una imagen de Vicente de hombre serio, sereno, cabal y razonable por encima de todo y nada más lejos de la realidad. Comenzaba la película de este mundial por una pelea, totalmente justa, por Diego Costa entre Brasil y España. Al final fuimos los elegidos del delantero brasileño, pues bien, una vez tomada la decisión Diego pasa a tener el mismo derecho a ir que cualquier otro jugador español, llámese Xabi Alonso o Javier Rodríguez (jugador español de la tercera división), ni más ni menos. Digo esto porque todos sabemos cómo acabó la temporada y en cambio, el mismo argumento de lesión te vale para decir que Jesús Navas no está en condiciones de ir, cuando estaba recuperado mucho antes de Diego, ya que este no llegó ni recuperado, y quizás en vez de llevarnos placenta nos hubiese bastado con un par de vendas para prevenir.

Pero los ejemplos son múltiples, el también lesionado Juanfran en contra de Carvajal, que había secado a Rivery un mes antes. Los delanteros Villa (que aún no ha jugado) o Torres por el simple hecho de veteranía en deprimento de Negredo o Llorente, que se han hartado de hacer méritos a base de goles con sus equipos. La maldita portería, que la ocupa un portero que está en el peor momento de su carrera, a la vista está, y en vez de darnos cuenta lo que hacen es culpar a Mourinho o a Ancelotti. O mi argumento preferido, “no veo bien que aquellos que tienen un mal comportamiento en el terreno de juego vengan a la selección” como excusa para no llevar a Arbeloa, cuando luego llevas a Busquet tras el pisotón a Pepe y a Diego Costa habiéndose peleado con media liga, es más, a este le defiendes y le dices que es muy necesaria esa lucha. ¿Dónde está la coherencia Vicente?.

Pero claro, el problema estaba en los egos, esos malditos egos empezando por el mismo entrenador nacional, que es incapaz de controlar el suyo, y luego ya avivados por la “canallesca deportiva”, teniendo su culmen en el vomitivo documental “Generación99” donde se nos plasmaba la terrible historia de amor llena de impedimentos que han tenido los amantes de Teruel, Iker ella y Xavi él, por y para España, y de cómo su único fin era el Bien platónico de su tan aclamada “Roja” (por cierto, como tradicionalmente la Roja siempre ha sido Chile, y nos pegó un vapuleo, ahí han acertado y La Roja ha vencido, por su parte la selección española ha caído).

En definitiva, siendo positivo somos la primera selección de la historia que queda primera y última respectivamente en dos mundiales seguidos, y ahí tienen terreno los de Mediaset para vender todo el merchandaising que les ha sobrado. Por mi parte, exijo y espero un cambio total en la selección. Un entrenador que no esté coartado por su propia personalidad y unos jugadores que se identifiquen con el proyecto, peleando por un puesto y aceptando que cualquiera de los seleccionados puede jugar.

A la canallesca (y aquí no sólo meto a la prensa deportiva, también a tantos y tantos influenciados por ella que se creían los amos del universo) les pediría que bajasen los pies al suelo, que es donde se juega a fútbol, pero claro, más gusta fardar que ganar y eso, no se cura con la derrota.

Miércoles de pasión

 

Semana de pasión, semana de fe, semana santa…son múltiples los sinónimos con los que nos referimos a estos siete días donde, en los lugares de creencias cristianas se representa la pasión, muerte y resurrección de Jesús. En Andalucía, esta representación roza la perfección. Las tallas expuestas son verdaderas obras de arte ornamentadas sin escatimar en lujos ni detalles y paseadas con un sinfín de músicos que hacen que en ciertas ocasiones te eleves de las hormas de tus zapatos (aunque como me contaba ayer un amigo, por elevarse casi le cuesta un disgusto, pero bueno, imbéciles hay en todos lados). La cuestión es que el entusiasmo ya estaba servido, más si cabe por la climatología benévola que venimos sufriendo.

Y llegamos al miércoles santo. He de decir que no podía parar de pensar en el partido, me imaginaba miles de alineaciones, miles de situaciones, y en todas ellas salíamos vencedores, “no eres racional, te tira mucho el Real Madrid” me decía a mí mismo para no salir a celebrarlo con la cerveza del medio día.

Hace varios días viajé a Madrid para el partido contra el Dortmund  con varios aficionados de la peña madridista de mi pueblo, los cuales me contagiaron algo de lo que no era muy partícipe, ir a verlo a la peña. Bien porque me ocurre igual que el artículo de @doble_AA, ya que tengo un tío mayor con el que me encanta disfrutar todo lo que puedo de partidos del Madrid, o bien porque me conozco y en los bares me vuelvo tan pasional que no sigo atento todo el partido. Pero era una final y no valían excusas. Me duché y me enfundé la camiseta del Real Madrid y me dirigí camino de la Peña Madridista Sácilis, en Pedro Abad (Córdoba), no sin pasarme por la casa de mi tío, “hoy marca el inglés” me dijo sonriendo mientras me apretaba la bufanda que llevaba en el brazo y con un beso me despedí deseándonos suerte (a sus 97 años y sigue al pie del cañón).

Comenzaba el partido, saque de centro y Benzema pone un balón en la banda para un hombre que subía aunque despejó Alves de cabeza. Bien, hay que atacar, tenemos que aprender de lo sucedido en liga. El partido línea por línea fue muy claro. En las porterías no puede uno comparar, Casillas volvió a juntar esa mezcla de solvencia y fortuna que le caracteriza y Pinto, bueno Pinto bastante tuvo con lo suyo. La defensa blanca estuvo contundente, bien cerrados y bien tirada la línea de fuera de juego, aunque hubo momentos en que se nos metía el espíritu del “reculeo” y empezábamos a aguantar y aguantar sin meter el pie lo que nos llevó a algún que otro susto, por cierto, Coentrao espectacular, tanto que muchos de los que decían que era un capricho de 30 mill. de Mourinho hoy dicen que es el mejor lateral izquierdo del mundo, en fin, conforme está la vida es bueno que salgan emprendedores, que las veletas siempre son necesarias.

En el medio campo estuvo el partido, fue tal el trabajo táctico desarrollado por el Madrid que les era dificilísimo entrar entre líneas, sus ocasiones de peligro siempre venían por jugadas a balón parado, Xavi perdió más balones de los que recuperó, seis a cuatro, cosa que dice mucho de alguien quien opina que el partido se les fue por detalles puntuales. Pero el colmo fue Iniesta, once balones perdidos y sólo uno recuperado. Lo que les digo, presión asfixiante y robo rápido. La calma ya nos la pondría Isco, que para el primer gol sacó el balón con la misma tranquilidad con la que uno va a comprar el periódico por las mañanas. Tres toques y listo, ¿para qué queremos más?

Un despiste, que nos recuerda que somos mortales provocó el gol de Bartra, aunque luego el chaval lo enmendó concediéndole la ventaja en la carrera a Bale. Fue tan obvio que al marcar el gol del galés, Bartra se tiró al suelo quejándose de una subida de isquios, y marcar así Gareth no es señorío.

celebración de Gareth Bale ante la alegría de los aficionados culés.

celebración de Gareth Bale ante la alegría de los aficionados culés.

Una vez acabado el ambiente era espectacular, creo que algunos incluso tuvieron la suerte de llegar al clímax, aunque para ellos se queda. Yo felicité a mis amigos, enrollé mi bufanda cual costal y me dirigí a ver la procesión por las calles de Pedro Abad, eso sí, luciendo mi camiseta que tanta alegrías me ha dado.

Tengo que decir que me pareció curioso que en ésta semana de fe me preocupase más por un partido de fútbol que por rezar y pedir en las procesiones. Quizás porque como ni rezo ni pido y a lo que me encomiendo es el Real Madrid ésta es mi semana de gloria, por ellos. Menos mal que ganamos, porque si no tendría que esperar hasta el año que viene.

Peña madridista Sácilis

Peña madridista Sácilis

 

Norte – Sur – Este – Oeste

¿Cómo algo que a lo largo de la historia siempre se ha utilizado de ayuda para llevar un rumbo, ahora en nuestro caso, refleje tanta disparidad? La gente se ha acostumbrado a hablar de una forma tan extrema, que no hace nada más que demostrar su falta de criterio.

Un hombre sin personalidad está vacío, no puede desenvolverse por sí mismo, se encuentra arrinconado ante cualquier duda a no ser que alguien opine por él. Es lo que se podría llamar, un cobarde. Algo que según el punto de vista con el que se mire y de las intenciones que se tengan puede significar la más grave cualidad posible o la mejor de todas.

Los dos últimos partidos del Madrid, no muy buenos precísamente porque no hay que negar lo obvio, han servido para que muchos salten a la yugular cual lobo hambriento, no dejando escapar la oportunidad de desprestigiar, criticar, difamar y todos los sinónimos que se les ocurran a ustedes al Real Madrid y/o su proyecto deportivo. Aunque si bien es, que no porque alguien no comparta mi opinión sobre ciertos temas, ya sea sobre el club o en cualquier otro ámbito de la vida, no significa que solo deba prevalecer la mía sobre las demás, lo único que pido es que por favor haya eso, opiniones propias, sean las que sean. Todas las opiniones tienen y deben tener cabida en el Madrid, ya que un club de esas magnitudes así lo requiere. Lo que yo me refiero es que tenemos la manía, y creo que es en el único club del mundo, que se valora en función de cómo hayan transcurrido los últimos cinco minutos. Y eso demuestra la afición de garrulos, y disculpen mi atrevimiento, que somos.

Si bien asistimos a un recital en Champions League en un campo tan complicado como el Türk Telekom Arena hace apenas una semana, donde nos llenábamos la boca ratificando a Ancelotti en el cargo y aliviados por la salida del club del antiguo entrenador, hoy a solo 10 días de aquello, lo hemos mandado por lo menos, a Italia, por no decir otras expresiones. Ha sido tal la cantidad de palos que se le han dado que volvemos a caer, por mucho que nos empeñemos en que no es así, en aquello a lo que nos han querido “educar” por parte de la prensa.

¿Dónde queda aquello de dejar trabajar al entrenador? ¿Dónde queda aquello de hay que apoyar al club por encima de todo? y para que vean que no caigo en la hipocresía, ¿Dónde quedan aquellos hashtag con LQDC (Lo Que Diga Carletto)?

Si se está pidiendo por activa y por pasiva que la prensa deje de estar dentro del club, precisamente por esos motivos, para que no hagan un drama de todas las minucias que salgan, no podemos hacerles nosotros el trabajo.

Si a mí no me gusta fulanito, o la forma en que se ha conseguido esto o lo otro, lo digo, sin reparos, pero lo digo porque es mi opinión, y voy con ella hasta el final. Lo que no se puede consentir es que hoy esto, mañana lo otro y pasado ya veremos, en función de cómo esté el panorama. Criterio señores, personalidad, valentía, dejémonos de falso señorío y consentir que nos mangoneen nuestra forma de opinar. Estos partidos no han sido óptimos pero es de cobardes criticar con el “si yo lo sabía” cuando ya han pasado las cosas. Ancelotti es el entrenador, y tiene un cuerpo técnico con el que intentan tomar las mejores decisiones con respecto a los partidos, que juegan los jugadores, y estos van desde el dorsal número 1, Iker Casillas Fernández, hasta el dorsal 25, Diego López Rodríguez, porque el equipo del Real Madrid lo forman todos ellos, y si al final resulta que no se consiguen objetivos, los miembros competentes de la directiva valoraran qué hacer al respecto, y posteriormente al final de su legislatura, los socios evaluarán el trabajo hecho por parte de todos y opinarán.

Dicho esto, mi único fin es conseguir que incluso existiendo tal cantidad de opiniones tengamos claro unas ciertas premisas, que no todo vale y que no todo ayuda, más que nada para no legitimar mamarrachadas como ésta.

Imagen

“La inteligencia no es una magnitud extensa, sino intensa; por esto opone un hombre razonable su criterio a diez mil personas, y mil necios no hacen un hombre razonable”. Arthur Schopenhauer

La rebelión de los necios

Aún hastiado por el esperpéntico espectáculo que vimos y oímos ayer, observo que todavía pululan, cual abejas obreras sin preguntarse cómo ni por qué, algunos chavales (y no tan chavales) que sólo se dedican a criticar qué y a quien les ordenan, tras manipulación consensuada, las altas esferas del periodismo deportivo y “patrio” de este país.

Y es que, como decía Juan Pablo II, “Los medios de comunicación han acostumbrado a ciertos sectores sociales a escuchar lo que «halaga los oídos»”, vamos, que escuchamos lo que nos gusta, lo que queremos oír, y en España, reino de Grandes Hermanos y Sálvames infames, lo que gusta es la polémica, la mentira y la ofensa, y mientras más poder tenga el ofendido, mejor aún.

Imagen

Comenzaba Mourinho su andadura con un vestuario roto, Raúl forzando su salida del club (aún hay gente que le pide un homenaje), Guti diciendo que se va pero luego que se queda, un vestuario dotado de un poder inimaginable lleno de contratos vitalicios (tú vas a estar ahí hasta que te salga de tus santas narices), unas estrellas fichadas un año antes que no todas cumplieron su cometido, una prensa apoderada del club gracias al ilustre mangoneador Ramón Calderón, y señores, por el amor de Dios, en el BOMBO DOS de la Champions League. No éramos ni cabezas de serie. De quedar semifinalistas el año que salió Del Bosque a caer en ¼ con Carlos Queiroz (segundo de Ferguson hasta entonces) y después a ver durante nada más y nada menos que seis años seguidos como en 1/8 de final nos apeaban de la competición. Nos colocamos en el puesto décimo tercero del ranking UEFA. Pero y por si fuera poco, nuestro eterno rival, el Barcelona se hacía con uno de los equipos que más alegrías le ha dado a su afición de la historia. Motivados, respaldados, se sentían superiores, sólo había que ver los clásicos contra el equipo culé, parecía que nuestros jugadores estaban acongojados.

Así se plantó José Mário dos Santos Mourinho Félix (Setúbal, 1963) tras haber conseguido un triplete histórico con el Inter de Milán en las dependencias del club merengue. Y en la primera temporada, todo cambió. Recortó (cual mariano enfurecido) las largas y recaudadoras giras veraniegas dotando a la pretemporada de la importancia que merece. Concentración puntual antes de los partidos, el que no llegue no se sube al bus y que le pregunten a jugadores si se marchó en más de una ocasión sin alguno de ellos. Echó a los agregados al vestuario, sólo el cuerpo técnico, jugadores y el presidente podía entrar antes de un partido y lo que le condenó, si no era ya bastante condena ser entrenador del Real Madrid, como sus antecesores habían padecido, echó a la prensa. Fuera, literal. Fuera del autobús, fuera del avión, fuera declaraciones a no ser que él lo estimase oportuno y/o fuesen obligadas por algún organismo federativo. Y aquí comenzó el calvario.

Imagen

Desde conjurarse para dejar plantado, cual mindundi de feria, al segundo entrenador del equipo en RDP, pasando por toda parte de insultos y descalificaciones hacia su persona, familia, amigos y todo su entorno, (hoy ha salido una sentencia en la que Carlos Boyero, periodista de El País, deberá pagar a Mourinho un montante de 6.000 € más hacer pública la sentencia después de haberlo llamado “nazi portugués”) hasta a la alabanza más exagerada del eterno rival sólo para decir que su trabajo era el incorrecto.

Y es que no tenemos nada más que estar un poco hábiles en twitter y ver como día tras día, estos “magníficos” periolistos meten la pata una y otra vez y se comen sus palabras. Aunque, por supuesto, eso después no lo reflejen en sus tertulias, columnas, programas y demás sitios dónde hayan despotricado abiertamente contra el entrenador del Real Madrid. Pero como ya digo, gracias a twitter y las diversas redes sociales, los periodistas ya no son el único medio para la información. Y claro esa diversidad hace que se les pillen las mentiras. Esta semana mismamente, Natalia Pastor (@nataliapastor) abogada de profesión y ex-periodista, muy implicada con la causa de destapar el complot periodístico que hay hacia el Real Madrid, en una entrevista al @elminuto7 contaba una anécdota, en la que un periodista que había citado “fuentes cercanas” la llamaba, después de contar la noticia, para ver si ella podría ponerlo en contacto con dichas fuentes.  

Así, numerosos seguidores cansados con la miserable campaña que se está perpetrando se han movilizado y han creado diferentes organizaciones (una de las más activas es Primavera Blanca), web de noticias (soymadridista, vozmadridista), pod-cast (El Radio, ElContragolpe) e infinidad de blog (éste es uno de ellos) para aportar su granito de arena. Porque todo suma si es por el bien del Madrid. Porque si lo hace un madridista que quiere a su club, seguro que aportará, seguro que sumará a la causa. Lo que no voy a consentir, como ya he dicho varias veces, es que un atlético, culé, o seguidor del Amigos del Ornitorrinco C.F., en definitiva, en contra o en el mejor de los casos, que se la repampinfla el Real Madrid, me diga cómo se debe de guiar mi club y a quien o a qué debo apoyar. Porque si se interesa, y por sentimientos no quiere la mejoría del club, lo único que queda es el poder. Se interesan por poder. Buscan usar al único club que se les ha resistido hasta la fecha para vender sus periódicos y abultar sus bolsillos. Y el Real Madrid es de los socios, no de Prisa, ni de Unidad Editorial ni nada por el estilo.

Al mismo tiempo, con todos estos atacando una y otra vez, el Real Madrid se había vuelto a convertir, deportivamente hablando, en un equipo temido. Ya no se viene a jugar al Bernabeu, se viene a intentar que te metan los menos goles posibles. Hemos bajado al Barça del pedestal en el que estaba, y por mucho que lo quieran poner, ya no pueden. Hemos conseguido formar un equipo joven que sabe cuál es su identidad y cómo se juegan los partidos difíciles. Desde que está Mourinho, en estos tres años sólo nos han privado de jugar seis partidos. Tres finales de Champions, una semifinal y una final de Copa. Argumento más que razonable para demostrar que el equipo tiene carácter. Por poner una comparación, el tan querido Ferguson, en todos sus años en el Manchester United, sólo ha conseguido DOS Champions, quiere decir que aquí no habría llegado a Diciembre según el método de ponderación de esta calaña. Y si no les vale todavía, podíamos comparar este Madrid con la gloriosa Quinta del Buitre, que también lo barre en resultados, y miren cómo es considerada una etapa y la otra. ¿El motivo?

Imagen

Por eso digo que soy mourinhista, no por la persona, sino por la forma de hacer las cosas. Admiro considerablemente lo poco que conozco de él, pero en lo referente a su método de trabajo es encomiable. Hemos sido capaces de vislumbrar un Madrid sin chupatintas ni Txusteros aprovechados, hemos sido capaces de ver crecer a futbolistas en el club (nadie puede decir que Mourinho ha inflado el Madrid de fichajes caros e innecesarios), y lo más difícil de todo, y aunque sólo haya sido para un partido, ha sido capaz de despertar al Berbabeu relegando a la capilla que hay por detrás del estadio, al piperío más silencioso y molesto. Pero ya está la semilla sembrada. Por esto espero y deseo que no pase lo que ya es casi un hecho factible y que cumpla contrato aquí. Porque el que venga, viendo que un entrenador que ha defendido con tan grande coste personal a su club, como hoy decía el gran Manuel Jabois, lo tachen de incompetente y no profesional sabrá ya que haga lo que haga será un monigote más de transición al que adorar al principio para ir matando poco a poco conforme vayan pasando las portadas diarias.

Sin más, agradecer desde aquí a todos los que luchamos por nuestro club y en especial a Jose Mourinho su aporte a la causa. Y que como decía aquella comparsa gaditana de la que he sacado el título de hoy (comparsa del mismo año en que llegó Mourinho al Madrid) hay que luchar y luchar, se tienen que enterar que estamos más vivos que nunca, y no nos van a vencer. Y a los caídos (@antikaki dice que ya no puede más) darles respiro, que se recuperen del palo y que vuelvan a la fila porque más que nunca todos somos necesarios. Que entre todos podemos lograr que respeten, que volvamos a soñar con lo que a mí me enseñaron que es el Real Madrid. Aunque hoy…hoy toca LUCHAR.

Imagen 

Almíbar.

No pudo ser. Partido soberbio que nos dejó con la cara de Homer Simpson imaginándose una rosquilla, hasta el más escéptico de todos pensó que podría llegar a darse el caso, pero nos quedamos con la miel en los labios. Disfrutamos de unos primeros 15 minutos fantásticos que pudimos dejar mas que encarrilada la eliminatoria, pusimos intensidad, presión, inteligencia, precisión…todo menos gol.

No es momento de señalar a unos y otros. Soy partidario de juzgar por separado, y reconocer méritos personales (como Sergio Ramos, hoy ha vuelto a demostrar que es mejor que hable jugando a que juegue hablando. Me ha devuelto la fe que tenía depositada en él) pero si el Madrid entero gana, el Madrid entero pierde. Y es eso lo ocurrido, hemos sido nosotros los que hemos perdido la eliminatoria con un muy mal partido de ida, aunque cierto es que el Borussia puso un “granote” de arena importante.

Soy “mourinhista”, pienso que esa mentalidad debe ser esencial en un club. Ese ansia de ganar, saber qué y cómo decir en todo momento, el ver detalles antes de dar lugar a réplica (aún recuerdo el partido en Manchester, entradón a Arbeloa, polémica, unos roja, otros naranja, tensión y el árbitro ya había opinado, ¿cuánto creen que hubiese tardado en aplicar la famosa ley de la compensación? pues no hay opción, Álvaro sustituido a los dos minutos de la acción, entró Modric y ya todos sabemos qué pasó). No sé si es el hombre que más representa el escudo, no sé si es el indicado para hablar de sentimiento madridista, aunque lo haya acatado desde el primer momento y lo defienda con uñas y dientes, pero lo que sí sé es que alguien que sólo le interese un mal devenir del Madrid no me va a decir a mí qué es lo mejor o peor para mi equipo, porque naturalmente a él ni le compete ni le importa lo más mínimo. Todos aquellos que lo critican y lo quieren echar deben saber que únicamente, es criticado y odiado por hacer lo mejor por y para el club, sin importarle la imagen que él pueda dar. Pero ya entraré más a fondo con este tema en otro momento.

Una eliminación así en semifinales es muy difícil de asimilar, más viendo la disparidad que ha habido entre los dos partidos. Si era tan notorio la supremacía del Real Madrid con respecto al Dortmund, ¿por qué hemos tenido que esperar tres partidos para verlo? Como ya he dicho en tuiter, no me siento aliviado una vez acabado el partido, orgulloso de ellos sí, he visto que han muerto en el campo, tal y como se les pidió, y entiendo la euforia de la gente de alabar sólo el encuentro y que parezca un mal menor la situación. Pero es que estamos eliminados, por méritos propios y a mí, por mucho que me pese, me duele.

Y sin más, se va acabando la temporada, con un título conseguido y a las puertas de una final, sí es cierto que dos de los tres títulos más importantes se han quedado atrás. Pero éste sí es mi Madrid, manteniendo la expectación hasta el final, incluso en Liga. Aunque al final de la primera vuelta había una distancia más que considerable para abandonar, se ha seguido jugando y ganando, tanto es así que en esta segunda vuelta llevamos más puntos que cualquier otro equipo, pena que no sirva ya para mucho.

Aún en la memoria con el texto de ayer, el partido y el post-partido, las sensaciones son dispares. Espero y deseo la continuidad del bloque aunque los mensajes son contradictorios. El tiempo nos dirá.

Aurora

Comienzo este blog, aún sin saber si lo he creado a través de una idea premeditada o de un repentino impulso debido a la excitación que voy viviendo a medida que pasa el tiempo. Me da igual. Me confieso madridista, y todos sabemos que el fútbol no atiende a muchas razones, aunque sí he de decir que llevaba tiempo rondándome la idea por la cabeza. No me importa ese detalle, lo que sí es cierto es que no puede haber mejor momento.

Otro año en semifinales, otro año con un equipo alemán, la segunda vez en el III D.M. (año tres después de Mourinho),  otro año toca remontar. Bien es cierto que si por mí fuese, hubiera preferido dejar la ouija escondida en el desván y no tener que invocar a tantos y tantos espíritus. Pero es lo que hay. En el partido de ida fuimos claramente vencidos, pero esto no ha acabado, esto aún le queda una mitad, aún le queda la batalla en nuestro territorio, y esta señores, es muy pero que muy complicada.

Las sensaciones son buenísimas, aunque debo decir que no he visto tanto convencimiento en los jugadores, no ya en la paupérrima prensa deportiva de este país (y digo paupérrima en contenido, porque de todos es sabido que muy pobres no pueden ser esos señores, ya que los chuletones y solomillos del Txistu no se pagan solos) como en la afición. La afición se ha volcado, al menos hasta ahora. Se nos ha pedido apoyo y se lo hemos mandado por mensajería urgente a la atención de todos y cada uno de los santos cojones de los futbolistas y cuerpo técnico del Madrid. Hasta aquí encomiable, ¿mañana? Dios dirá, pero creo yo que el Bernabeu estará mas animado que de costumbre.

¿El objetivo? Golear, ya no ganar ni luchar ni tener posesiesfdssdf (perdonen pero esa expresión me produce estupor) eso lo doy por hecho, eso todos lo sabemos. Hoy hay que golear, hoy hay que “morir” en el campo, hoy tenemos que hacer que a Weidenfeller le dé lumbago de tanto agacharse a coger los balones de la portería. Y si hay alguien puede conseguir eso es el Real Madrid, si hay alguien en la faz de la tierra más indicado que José Mourinho para guiar al equipo a Wenbley díganmelo, porque yo no lo conozco.

Sé que por la noche volveré y leeré este primer blog, esta primera reflexión, seguramente con el lacrimal algo húmedo, espero que de alegría y compararé sensaciones. Seguro que haré honor a mi nick (victoria en alemán, para que entiendan que aquí no tienen nada que hacer ya) y que el estado de ánimo no habrá cambiado mucho del que tengo ahora. HALA MADRID.